jueves, 13 de diciembre de 2007

Homenaje al señor de la guerra


Quizas a muchos os suene el nombre del comandante que ha escrito los principales conocimientos que debe tener un buen general. Sun Tzu(孫子, Sūn Zǐ ).

Su principal obra fue de la que quiero tratar "El arte de la guerra". Las ideas de Sun Tzu se extendieron por el resto de Asia hasta llegar a Japón. Los japoneses adoptaron rápidamente estas enseñanzas(como siempre hacen con todo) y, posiblemente, añadieron algunas de su propia cosecha. Hay constancia de que el principal libro japonés sobre el tema, "El libro de los Cinco Anillos", está influido por la filosofía de Sun Tzu, ya que su autor, Miyamoto Mushashi, estudió el tratado de "El Arte de la Guerra" durante su formación como Samurai.

Habitualmente se hace referencia a las culturas orientales como culturas de estrategia y no es pequeña la influencia de Sun Tzu en este desarrollo cultural. Hoy en día, la filosofía del arte de la guerra ha ido más allá de los límites estrictamente "militares", aplicandose a los negocios, los deportes, la diplomacia e incluso el comportamiento personal.

Pero de la obra sobre la guerra tambien se puede aprender sobre la vida pues como bien dice la dama de las rosas, vivir es combatir. Y asi os dejo con lo que yo creo que es un resumen de lo que el queria decir(muyyyyy resumidito).

-En esencia, el Arte de la Guerra es el Arte de la Vida

-
Todo el Arte de la Guerra se basa en el engaño.

-El supremo Arte de la Guerra es someter al enemigo sin luchar.

- La guerra es un asunto de importancia vital para el Estado; un asunto de vida o muerte, el camino hacia la supervivencia o la destrucción. Por lo tanto, es imperativo estudiarla profundamente.


-Hay que valorarla en términos de cinco factores fundamentales, y hacer comparaciones entre diversas condiciones de los bandos antagonistas, de cara a determinar el resultado de la contienda.

-El primero de estos factores es la política; el segundo, el clima; el tercero, el terreno; el cuerto, el comandante; y el quinto, la doctrina.

- Un ejército de cien mil hombres puede ser puesto en campaña solo cuando el dinero necesario para cada pequeña cosa está en la mano.

-Una victoria rápida es el principal objetivo de la guerra. Si la victoria tarda en llegar, las armas pierden el filo y la moral decae.

-Cuando tus armas están melladas y el ardor decae, tu fuerza exhausta y el tesoro gastado, los jefes de los estados vecinos tomarán ventaja de la crisis para actuar. Nunca ha existido una guerra larga que haya beneficiado al país.

-Generalmente, la mejor política en la guerra es tomar un estado intacto; arruinarlo es inferior. Someter al enemigo sin luchar es la suprema excelencia.

-De este modo, lo que es de máxima importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo. Lo segundo mejor es romper sus alianzas mediante la diplomacia. En tercer lugar viene atacar a su ejército. Y la peor de todas las estrategias es atacar ciudades.

-Atacar ciudades es algo que solo ha de hacerse cuando no hay ninguna otra alternativa, ya que la preparación de escudos y su transporte, y tener preparadas las armas y el equipo necesario, requiere al menos tres meses, y montar las máquinas de asedio y las escalas para asaltar las murallas, requiere otros tres meses adicionales. El general, incapaz de controlar su impaciencia, ordenará a las tropas cargar contra las murallas, con el resultado de que un tercio de ellas perecerá sin haber tomado la ciudad. Así de calamitoso es atacar ciudades.

-Así pues, los verdaderamente hábiles en la guerra someten al ejército enemigo sin batallar. Capturan las ciudades enemigas sin asaltarlas, y se apoderan del estado enemigo sin campañas prolongadas. Su meta es tomar intacto todo cuanto hay bajo el cielo, mediante consideraciones estratégicas. Como resultado, sus tropas no se desgastarán, y las ganancias serán completas. Este es el arte de la estrategia ofensiva.

-En consecuencia, el arte de usar tropas es éste: Si se es diez veces superior al enemigo, rodeadle. Si se es cinco veces más fuerte, atacadle. Si se tiene el doble de fuerzas, divididle. Si se está a la par, superadle mediante un buen plan. Si se está en inferioridad numérica, sed capaces de mantener abierta una vía de retirada. Y si se está en desventaja en todos los aspectos, sed capaces de eludirle, pues una fuerza pequeña no es nada excepto botín para una más poderosa, si se enfrenta a ella temerariamente.

-El general es el asistente del soberano del estado. Si esta asistencia es estrecha, el estado será fuerte sin duda; si es débil, el estado será ciertamente débil.

-Hay tres formas en que un soberano puede llevar a la derrota a su ejército:

  • Si, ignorante de que el ejército no debería avanzar, ordena un avance; o si, ignorante de que no debería retirarse, ordena una retirada. Esto se conoce como desequilibrar al ejército.
  • Si, ignorante de los asuntos militares, interfiere en su administración. Esto causa perplejidad entre los oficiales.
  • Si, ignorante de los problemas del mando, interfiere en la dirección de la lucha. Esto engendra dudas en la mente de los oficiales.
-Si el ejército está confuso y suspicaz, los gobernantes vecinos tomarán ventaja de ello, y causarán problemas. Esto es lo que significa la frase: Un ejército confuso lleva a la victoria del contrario.

-Por otra parte, hay cinco casos en los que puede predecirse la victoria:
  • El que sabe cuando puede luchar y cuando no, saldrá victorioso.
  • El que comprende cómo luchar, de acuerdo con las fuerzas del adversario, saldrá victorioso.
  • Aquél cuyas filas estén unidas en un propósito, saldrá victorioso.
  • El que está bien preparado y descansa a la espera de un enemigo que no esté bien preparado, saldrá victorioso.
  • Aquel cuyos generales son capaces y no sufren interferencias por parte de su soberano, saldrá victorioso.
-Es en estos cinco puntos en los que se conoce el camino a la victoria.

-Por tanto os digo: Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado. Si eres ignorante de tu enemigo pero te conoces a ti mismo, tus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si eres ignorante de tu enemigo y de ti mismo, puedes estar seguro de ser derrotado en cada batalla.

-Los guerreros expertos de los tiempos antiguos, en primer lugar se hacían a si mismos invencibles, y entonces aguardaban un momento de vulnerabilidad por parte del enemigo. La invencibilidad depende de uno mismo, pero la vulnerabilidad del enemigo depende de él. De esto se deduce que quien es experto en la guerra puede hacerse a si mismo invencible, pero no es seguro que sea capaz de hacer que el enemigo sea vulnerable. Dicho de otra forma: uno puede saber cómo vencer, pero esto no significa necesariamente que vaya a vencer.

-Defiendete cuando no puedas derrotar al enemigo, y ataca al enemigo cuando puedas vencerle. Uno se defiende cuando su fuerza es inadecuada; ataca cuando es abundante. Aquellos que son hábiles en defenderse se ocultan a si mismos como bajo nueve capas de tierra; aquellos que lo son en ataque caen como un relámpago desde el cielo. Por tanto, aquellos hábiles en atacar y en defenderse son capaces tanto de protegerse a si mismos como de lograr una victoria aplastante.

-Prever una victoria que un hombre ordinario puede prever, no es el espíritu de la excelencia. No importa si triunfas en la batalla y eres aclamado universalmente como "experto", pues levantar una hoja caida no requiere tener gran fuerza, distinguir entre el día y la noche no es prueba de gran visión, oir un trueno no es muestra de oído agudo.

-En los tiempos antiguos, aquellos que eran llamados "hábiles en la guerra" conquistaban a enemigos fácilmente conquistables. Y las victorias conseguidas por uno de esos "maestros de la guerra" no significaban ni reputación de sabiduría ni coraje meritorio, pues salían victoriosos sin riesgos. Sin riesgos, ciertamente se consigue la victoria: se puede conquistar a un enemigo ya derrotado, sin necesidad de planear el combate.

-Por lo tanto, el comandante hábil toma una posición en la que no puede ser derrotado, y no pierde la oportunidad de vencer a su enemigo. Un ejército victorioso siempre busca batalla después de que sus planes le indiquen que la victoria es posible, mientras que un ejército destinado a la derrota lucha con la esperanza de vencer, pero sin ningún plan. Los que son expertos en la guerra cultivan sus políticas y se adhieren estrictamente a las reglas trazadas. De este modo, tienen en su poder el control de los acontecimientos.

-Los elementos del arte de la guerra son: primero, la medida del espacio; segundo, la estimación de las cantidades; tercero, los cálculos; cuarto, las comparaciones; y quinto, las posibilidades de victoria. La medida del espacio deriva del terreno. Las comparaciones se hacen a partir de las cantidades y los cálculos, y se determina la victoria según estas comparaciones. Así pues, un ejército victorioso equivale a un saco en equilibrio contra un grano de arroz, y un ejército derrotado es como un grano de arroz en equilibrio contra un saco.

-Es a consecuencia de las disposiciones tomadas, que un general es capaz de hacer que sus soldados luchen con el efecto de las aguas que, súbitamente liberadas de una presa, caen sobre un abismo sin fondo.

-Generalmente, mandar un gran ejército es lo mismo que mandar a unos pocos hombres. Es una cuestión de organización. Y dirigir un gran ejército es lo mismo que dirigir a unos pocos hombres. Es una cuestión de formación y señales.

-Que un ejército sea capaz de soportar el ataque enemigo sin sufrir la derrota se debe a las operaciones conjuntas de fuerzas normales y fuerzas extraordinarias. Las tropas cargando contra el enemigo como una piedra de molino contra un montón de huevos, es un ejemplo de una sólida actuación contra una vacía.

-En medio del tumulto, la batalla parece caótica, pero no debe existir desorden en las propias tropas. El campo de batalla puede parecer confusión y caos, pero el bando propio debe permanecer ordenado. Así será a prueba de derrotas. La confusión aparente es el resultado de una buena ordenación; la cobardía aparente, del coraje; la debilidad aparente, de la fuerza.

-Orden y desorden dependen de la organización y la dirección; coraje y cobardía, de las circunstancias; fuerza y debilidad, de las disposiciones tácticas.

-Así pues, el que es capaz de hacer moverse al enemigo, lo hace creando una situación, de acuerdo con la cual el enemigo actuará. Tienta al enemigo con algo que desea alcanzar. Mantenle en movimiento sosteniendo ese algo fuera de su alcance, y entonces, atácale con tropas escogidas.

-Un comandante experto obtiene la victoria de la situación, y no la exige de sus subordinados. Selecciona los hombres adecuados y explota la situación. El que es capaz de usar la situación, usa a sus hombres en la lucha como rodillos o como bloques de piedra: la naturaleza de un rodillo es tal que en suelo llano permanece estático; en pendiente, se mueve. Un bloque cuadrado de piedra detiene cualquier cosa; si es redondo, arrolla.

-Así pues, la energía de las tropas hábilmente dirigidas en la batalla puede compararse al impulso de una rueda de molino que se deja rodar desde lo alto de una pendiente de mil metros de altura.

-Si soy capaz de determinar las disposiciones del enemigo mientras que, al mismo tiempo, oculto las mías, entonces puedo concentrar mis fuerzas, y las suyas han de dividirse. Y si yo me concentro mientras él se divide, puedo usar toda mi fuerza para atacar una fracción de la suya. Por tanto, seré superior numéricamente. Si soy capaz de usar a muchos para golpear a unos pocos en un punto seleccionado, aquellos caerán sin remisión.

-Analiza los planes del enemigo de forma que puedas averiguar sus puntos débiles y sus puntos fuertes. Agítale de cara a identificar las pautas de sus movimientos. Ponle señuelos para que revele sus disposiciones, y determina su posición. Lanza un ataque de prueba para aprender donde es fuerte y donde es deficiente. El principal objetivo en la disposición de las tropas propias es situarlas sin que presenten una forma identificable. De este modo, ni el más penetrante de los espías puede entrometerse, ni el mas sabio puede trazar planes contra ti.

-Es de acuerdo con la situación, el cómo los planes llevan a la victoria, pero la mayoría no entiende ésto. Aunque cualquier puede ver los aspectos externos, nadie comprende cómo se ha alcanzado realmente la victoria. Cuando se gana una batalla, las tácticas no deben repetirse. Uno debe siempre responder a las circunstancias en una infinita variedad de modos.

-Ahora, un ejército puede ser semejante al agua, pues al igual que el agua que fluye evita las alturas y se dirige al llano, un ejército debe evitar la fuerza y atacar sobre la debilidad. Y al igual que el agua fluye y toma forma de acuerdo con el terreno, así un ejército se dirige a la victoria de acuerdo con la situación del enemigo. Igual que el agua no tiene una forma constante, no hay condiciones constantes en la guerra. Al que es capaz de conseguir la victoria modificando sus tácticas de acuerdo con la situación del enemigo, bien puede llamarsele divino.

-De los cinco elementos (agua, fuego, metal, madera y tierra), ninguno predomina siempre; de las cuatro estaciones, ninguna dura para siempre; de los días, algunos son largos y otros cortos, y la luna crece y mengua. Esta es también la regla que rige en el empleo de tropas.

-La guerra se basa en el engaño. Muevete cuando sea ventajoso y crea cambios en la situación dispersando y concentrando tus fuerzas. Cuando entras en campaña, sé rápido como el viento; haciendo marchas normales, majestuoso como el bosque; en las incursiones y saqueos, feroz como el fuego; cuando te detienes, firme como las montañas. Si te escondes, sé tan insondable como las cosas más allá de las nubes; en movimiento, cae como el rayo. Para saquear una región, dispersa tus fuerzas. Cuando conquistas un territorio, defiende los puntos estratégicos.

-Sopesa la situación antes de efectuar movimiento alguno. Aquel que domina el artificio de la diversión saldrá victorioso. Así es el arte de maniobrar.


P.S. Tambier mentar que en la epoca de Sun Tzu no existia aun la caballeria dato que al leerte el libro hechas bastante en falta. El pobre no se olvido de ella sencillamente no la conocia.

6 comentarios:

Akemi dijo...

Hola Valadrak.....

Ya me he leído el post, ya lo sabes, y ya te comenté que me parecen maravillosamente modernas las tácticas y consejos de guerra que da el maestro Sun Tzu... Y lo que hace más interesante el libro es que sus consejos son fácilmente aplicables a la vida diaria, no sólo a la guerra, y lo convierten en algo así como un libro de autoayuda o superación personal...

Bueno, el hecho por el cual estoy escribiendo este comentario es, además de felicitarte por semejante reseña tan genial, pedirte disculpas... que por qué? pues no sé, pero ayer simplemente me sentí como una total y grandiosa estúpida, y luego vengo a preguntar por qué la gente me toma por una retardada con CI de -10... no se me hace raro... discúlpame una vez más, ayer tu concepto sobre mí habrá decaído un 70% así como decae la relación entre las amplitudes de salida y entrada en un osciloscopio (y perdona la referencia al laboratorio de tecnología electrónica pero eso es lo que tengo metido en la cabeza en este momento u_u')...

Y pues ya... eso era todo, el asunto me tenía dando vueltas la cabeza y desde ayer que me acosté a dormir no he podido estar tranquila (que exageración, ya lo sé ¬¬U), y no es que el concepto que las demás personas tengan sobre mi me importe demasiado, pero si era un tema que tenía que zanjar... no puedo soportar sentirme estúpida y sentir que las demás personas me tratan como una... es como te dije, la máscara externa es más fuerte (o más fácil, como dijiste tú) que lo que soy de verdad, y simplemente me dejo llevar por la estupidez u_u'...

Bueno noviecito mío, espero que la pases muy bien hoy en el bar y una vez más me disculpes... te mando un kisu ^^... nos leemos luego!!

Xayonara~

Valadrak dijo...

Dios que linda eres. Tranquila me gusta tambien esa parte de tu caracter. (Me ha encantado la manera de expresarlo.)Mas que decaer mi impresion sobre ti, aumento como va aumentando la tension en un capacitador segun pasa el tiempo. A decir verdad yo tambien venia rumiando en la cabeza que quizas ayer fui demasiado arisco. Pero es que cuando hablo por microfono o movil o similar me da verguenza hablar ^_^U. Siento que las paredes oyen. Paranoias mias ya ves.

Asi que disculpados los dos. XDD. Por cierto en ningun momento te considere estupida. Lo que hiciste fue lindo pero no estupido... aparte de decirme de memoria 12 decimales del numero pi y estar hablando de Faraday, Gauss & co.

Asi que estate tranquila. Bueno mi preciosa Akemi. Pido humildemente me disculpes. Y acepto el kisu(y si te crees que te lo voy a devolver vas mal... es mioooooo). Nos leemos.

Zài jiàn

Akemi dijo...

Diox *0*... no sabes la alegría que me dio haber leído lo que escribiste ^^, me hace feliz pensar que no te has armado una idea equivocada de mi y que puedo seguir mi vida tranquila xDDD... y estás completamente equivocado!! no fuiste arisco en ningún momento, al contrario, siempre fuiste muy lindo y en ocasiones así hubiese sido con un simple silencio de tu voz o con un leve ruidito me hacías saber (o yo me hacía la idea... paranoias mias, ya ves xDDD) que estaba hablando de más o actuando muy idiotamente ¬¬U... xDD, así que de paso te agradezco...

Y bueno, en cuanto a lo de que las paredes oyen te apoyo, aquí en mi casa se enteran de todo mágicamente, o no de manera tan mágica, que mi cuñado es un pesado y anda metiendo las narices en asuntos ajenos a su interés así que toca andarse con cuidado, aunque bueno, por mi no hay problema porque lo único malo que haré será acostarme tarde (toma santidad xDD)...

En fin niño lindo (leñes!! logré escribirlo de tirón!! xDD), nos estamos leyendo en una próxima ocasión... y devuélveme el kisuu!!! ò.ó, que yo sólo te lo presté por un momento!!! O.Ó...

Xayonara ^^!~

Valadrak dijo...

El kisu me lo quedo yo, al menos hasta nueva orden. Ya sabes esto es como el ciclo de la vida, unos mueren y otros viven. Tu me das otro kisu y yo libero el anterior. XD. Gracias por convertir mi borderia en bondad y mi paranoia en normalidad, asi da gusto.


Me quedo el kisu de rehen hasta que otro venga a por el.

Atentamente el secuestrador.

Zai Jian(paso de los puñeteros acentos.. si total al final siempre paso de ellos...)

Akemi dijo...

NOOOOOOOOO!!!! mi bebé kisu... Q-Q ha caído en las garras de un psicópata paranóico depravado (juaaas xDD), quién sabe qué estará haciendo con él en este momento O.O NOOO!!! Devuélvemelo ladrón!!!! T^T... mira, te mando otro más grande y maduro para que hagas lo que quieras con él, porque el que te mandé era pequeñito e indefenso T^T....

KISUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU...

---------(/Continúa abajo)--------

UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!


Guácala xDDD... en fin, espero que con estes liberes al kisu pequeñito porque debe extrañar a su mamá Q-Q...

En fin jovencito, nos estamos leyendo luego, y no te preocupes por los acentos, que igual está en chino y a mi me da igual si los lleva o no X3...

PD: Mi hermana te manda a decir Hola xDDDD...

Xayonara!!~

Valadrak dijo...

Vale, libero al Kisu pequeño que mientras ha estado aqui ha crecido un poco y tornado su primera letra mayuscula, mirale que lindo. Y me quedo con el amyor para enseñarle el arte de la guerra. Haber si hoy te puedes conectar. Yo estare conectado desde ahora hasta las 6 o asi.

Pues Hola!! a tu hermana y un ¿Que tal?.

Nos leemos. Mi niña linda.

Zai Jian