martes, 1 de abril de 2008

Hace poco tiempo ya es pasado




Hace mucho que no escribo sobre mi mismo. Hace ucho que no escribo lo que pienso o siento. Parece que solo cuando en momentos como hoy. Exultante de alegría y teñido de gris desaparición puedo escribir. Hoy no os daré la bienvenida ni haré una despedida. Por que si os digo bienvenidos es por que ya estoy y cuando os digo adiós es que aun no me he ido. Pero hoy os haré una pregunta o mejor dicho toda una batería de ellas.

¿Queréis vivir?¿Por que?. Esa es la pregunta que me he hecho yo durante la mitad de mi vida. Y aun no he encontrado la respuesta a la segunda pregunta. Veo una realidad gris teñida de destellos de colores. Pero estos simples destellos parecen iluminar toda la vida. Aun sin saber que haré para vivir, si que conozco el material de los destellos y si algo he aprendido de llevar una cámara en el bolsillo. Es que esos instantes pueden durar eternamente y que están en cualquier lado que queramos mirar.

Pero eso no es lo que queremos oír. Es mas eso no es lo que oímos. Y ni siquiera es lo que mi voz quiere expresar. Vivimos en el mundo de la rabia contenía. Hijo malcriado de la impotencia y la forestación. Bastardo de la falta de libertad y amigo de nuestra propia condescendencia. De todo ello culpables somos. Vivimos como ratas apiñadas en una colmena de lagartos que luchan por devorarse la cola unos a otros. Pero vivimos mejor que nunca, por que nuestra propia ociosidad nos hace ignorantes. Y nos envidian aquellos que no viven en nuestra colmena como nosotros les envidiamos a ellos. Y ahí esta el culpable de todo el desasosiego ahy tenemos la droga de nuestra moderna sociedad. Hoy conviven los que son felices y religiosos, felices y drogadictos e infelices y autocondescendientes. Y a todos ellos una pequeña resistencia de bichos raros, que son felices y no neuróticos. Entra la que ninguno de los que leamos este blog estamos.

Si alguien mas se siente así mientras cree que es capaz de tocar el cielo con los pies. Si te has fundido con la naturaleza al tocar una hoja de hierba mojada por el rocio. Si has contemplado un ocenao de nubes y te has maravillado por su esplendor. Si has contemplado el beso de una pareja en la estacion y has comprendido que seria una buena rubrica para el fin de la historia del mundo. Si has visto jugar a dos niños en la ciudad con palos y piedras dejando a un lado sus caros juguetes. Si has pasado horas contemplando un anochecer. Si has vivido siendo arrastrado de un segundo hacia el siguiente por perezosas olas. Es que eres el cabrón que me ha robado la botella de ginebra. Así que pegate un tiro y dejanos tranquilos.


P.D. Si, es un poco fuerte. Pero no todo el mundo es color rosa ni todos los judíos de nueva york son Woody Allen.

1 comentario:

Akemi dijo...

El domingo pasado cuando estaba en la iglesia esperando a que empezara la misa, abracé un árbol y sentí como si de repente me hubiese enamorado de él... tenía la necesidad de abrazarlo y acariciarlo y estar junto a él, sentía cosquillas en el estómago y estaba feliz... Ser felices con la naturaleza es algo tan genial... ser felices con lo que hay en nuestro al rededor es tan sencillo como respirar, lo único que hace las cosas amargas y feas para nosotros es nuestra manera de verlas, ya que muchas veces las cosas que nosotros consideramos tristes y feas para otros no lo son tanto...

Vivir no es necesario y tú lo sabes... nadie tiene conocimiento de lo que vendrá después de la muerte ni se sabe si la vida es realmente necesaria para enfrentar la etapa que viene después (si es que hay alguna), pero si hemos de estar vivos, por qué entonces no aprovechar y hacer de esta algo agradable? y si el entorno no es bonito y no nos hace felices, por qué no tratar de adaptarnos a él lo mejor posible para hacer las cosas más amenas?

Tal vez no haya un motivo por el cual vivir, pero ya que estamos, seamos felices, es bastante fácil